El Museo Gregoriano Egipcio, fundado por el Papa Gregorio XVI en 1839, forma parte de los Museos Vaticanos. Fue presentado por Luigi Ungarelli, uno de los primeros egiptólogos italianos y alberga una gran colección de hallazgos del antiguo Egipto, incluyendo momias, papiros, inscripciones jeroglíficas, el Libro de los Muertos (un papiro de unas 30 páginas que contiene las fórmulas para acompañar al difunto hasta la vida ultraterrena) y la Colección Grassi.

Los tesoros contenidos en el museo son parte de la colección papal iniciada a partir del siglo XVII al que se han añadido con el tiempo restos encontrados en los alrededores de Roma.

El museo se extiende en 9 salas: la mayor parte del material proviene de la Villa de Adriano, en Tivoli, mientras que las dos últimas albergan obras de la antigua Mesopotamia y Asiria.

Una sala del Museo Gregoriano Egipcio en los Museos Vaticanos en Roma

Reserva tu entrada